Ya no se hacen hombres cómo los de antes

Posted on Posted in Blog, Sin categoría

Hombres, hombres, hombres.

Sí, hoy me he levantado nostálgica, arañando años al calendario. Todo porque una conocida de esas que todos tenemos en Facebook (que en realidad apenas conocemos) bueno, pues esa amiga con la que fuimos juntas a clase en el colegio; aunque en realidad la única relación que tuviste con ella en tu vida fue envidiarla porque era odiosamente perfecta, con su cabello rubio y brillante como el sol, por ser un cerebrito o simplemente por odiarla porque sí, porque no se puede ser tan jodidamente perfecta. Pero ahí está, ahí la mantienes entre tus trescientos amigos (los más afortunados), deseando que algo le vaya mal en su perfecta vida (y no me refiero a muertes ni nada de eso, no soy tan hija puta);  pero que tal que después de años felizmente casada con un hermoso semental (claro espécimen de hombre moja bragas), se encuentre a su marido dándole tras tras por detrás a la niñera, o que se haga un corte de pelo radical «para cambiar y eso» y acabe pareciendo el maldito monstruo que sabes que es por dentro.

 

¿Qué os parecen estos estilismos?

peinados2

 

También está esa amiga que tienes hace la tira, porque era la prima de un tío con el que estuviste saliendo unos meses (lo admito, fue más de un año).  Ese que sólo pensaba en los partiditos del domingo con los amiguetes, de comer como un animal y tirarse en el sofá cual oso panda; y que además con treinta y tantos todavía estaba en casa de mamá, sin haber trabajado en su puñetera vida y para el que su idea de un futuro contigo era tener hijos para que los cuidara su madre mientras él, bueno «ya encontraría algo de trabajo». Sí, esto es real y sí, más patética soy yo por salir con un tío de esa especie, pero en época de sequía… aunque bueno, voy a ser sincera, ni para echar un buen polvo servía, teniendo en cuenta que aunque iba bien servido tenía problemas para mantener el pajarito cantando durante toda la serenata, no sé si me explico… A ver, no quería airear mis historias amorosas y desastrosas pasadas, pero una cosa lleva a la otra y lo cuento todo, como habréis comprobado no me cuesta mucho ser sincera.

 

 

Nada, es que hablando de pajaritos he visto este y mira tú, este al menos sabe cómo dejar satisfecho al minino.

 En fin, que me lío, el caso es que después de experiencias de este estilo con gañanes de tal calibre, yo me paro a meditar y mi conclusión es que ya no se hacen hombres como los de antes. Porque como decía una de esas amistades de Facebook (con las que no me dirijo ni un misero me gusta), compartió una foto de Paul Newmann, ¡Dios! Paul Newmann, ¡eso sí era un hombre! Y mientras babeaba el teclado admirando esa imagen de un hombre como él, de época, yo me decía con voz de abuela: «ya no se hacen hombres como los de antes». No chicas, extinción absoluta.

 

paul

 

Y no hablo del físico, que eso a nadie le importa (jajaja a punto he estado de creérmelo hasta yo), bueno siguiendo con mi frívolo pensamiento, ¿quién no desea un canalla como el mítico James Dean? Porque sí, admitámoslo, nos gustan los hombres malotes, canallas y un poco prepotentes, que sepan lo que quieren y que además te quieran a ti; esa sería la combinación perfecta.  Esta conversación la he tenido con muuuuchas amigas (en momentos de borrachera que es cuando más se sincera una), y la resolución es esa: un tío que seguro (o por lo menos que lo aparente), que te haga reír (pero no con el último video de Cabronazi), y que a la vez tenga ese rollo de caballero educado y detallista para abrirte la puerta, dejarte pasar primero, retirar la silla… Ya os digo que esto nunca pasa de moda chicos y que si lo hacéis bien durante un tiempo, quizás logréis mojar el churro un día de estos.

Ahora ya sabemos que este tipo de hombres solo se encuentran en los libros, porque en pelis actuales más bien poco; a no ser que te guste un andaluz desabrio que se hace pasar por vasco, superhéroes que son un insulto al erotismo, o zombies, que bueno, por lo menos tienen las cosas claras y saben lo que quieren, que es comerte toda ;).  Después de este chascarrillo que es para tirarme a los leones, repito, hay poco donde escarbar.

 

 

¿Veis? Mirad que parejita tan adorable <3

Siempre le digo a un amigo: «si quieres conocer a las mujeres lee romántica (erótica), y no solo 50 sombras de Grey», que no todas queremos terminar con el culo como una pandereta. A ver luego como te sientas el domingo en casa de tu suegra, «¿qué te pasa Alex, no te gustan las lentejas?» «Están buenísimas doña Carmen, es solo que su hijo ha estado toda la noche fustigándome el trasero con una fusta de cuero trenzado al grito de ¡vamos perra di que te gusta y deja de llorar!».

A mí se me ocurrió preguntarle a mi amigo que me recomendara él algún libro para entender  mejor a los hombres, ¿y cuál fue su respuesta a ver si lo adivináis?: «si quieres conocer a los hombres, deja de leer». Lo cual tiene mucho sentido visto lo visto. ¿Y qué he hecho yo? Pues seguir leyendo, porque solo era curiosidad, en realidad no tengo ningún interés en perder el tiempo en conocerlos. ¡Qué coño! que el esfuerzo lo hagan ellos por una vez en su puñetera vida; que nosotras tenemos la regla, parimos y además nos tenemos que depilar. Así que cuando yo quiero conocer a un hombre nuevo, de los de toda la vida, abro una novela romántica y voy a lo seguro; porque sé que tendré uno de esos que ya no se hacen esperándome, aunque tan solo sea por un rato.

 

james

Y vosotras ¿qué opináis chicas? ¿Cómo os gustan los hombres?

¡Feliz lunes!

 

 

 

De jefes va la cosa…

9 thoughts on “Ya no se hacen hombres cómo los de antes

  1. Hola Rachel, me encantó la recomendación de tu amigo de no leer para entender a los hombres, jaja, super honesto, bueno qué podemos hacer, la naturaleza de los hombres siempre nos va a sacar de cuadro y, ya sabemos TODAS que es entre las sábanas donde nos parece que llegamos a más de un entendimiento con ellos y con suerte … a la gloria, fuera de ello, seguimos en las mismas así que, apoyo tu moción de encontrar un espécimen cercano a nuestros sueños en la lectura de algún libro motivador que nos ayude a ver con otros ojos a nuestro sapo.

    1. jajaj Graciela veo que estamos todas de acuerdo en lo mismo, por ahora nos quedaremos con esos hombretones de novela que nos hacen suspirar más que cualquier hombre de carne y hueso 😉 Un besazo enorme guapa!!

  2. Que puedo agregar que no hayas dicho, hoy en día los hombres viven hasta los 40 con su madre y en vez de una compañera desean una sustituta de mamá, y lo peor a cambio de un polvo mediocre, y para colmo los guapos y cabroncetes no existen o esta ya ocupados o son gays. Asi que nada mejor un buen libro y asi me calienta el cuerpo y el alma.

  3. Pues ya no hay hombres así, el otro día hablando con mi prima me dice “que asco dan los tíos, solo van a lo que van hasta los mayores se te quedan mirando descaradamente” cosa que le respondí “cuantas veces te lo dije hija de mi alma y no me has escuchado”, pero bueno en la variedad esta el gusto yo de momento me quedo con los de papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *